miércoles, mayo 24, 2006

CELOS

Los celos:
"Sospecha, inquietud y recelo de que la persona amada haya mudado o mude su cariño, poniéndolo en otra".
Diccionario de la Real Academia Española.

"Celos: sentimiento que nace del amor y que es producido por la creencia de que la persona amada prefiere a otro".
Littré.

Solamente de pensar en escribir acerca de los celos, ya siento angustia y desconcierto.

Shakespeare los describió en sus obras:

"Tened cuidado con los celos: es el monstruo de ojos verdes que se burla del alimento del que se nutre. Vive con felicidad el cornudo que, sabiendo su destino, no ama a la que le agravia. Pero, ¡qué condenados minutos cuenta el que ama y duda; el que sospecha pero ama de veras!"
Iago en Otelo.

"Yo he de ser dueño de lo que es mío: ella es mi hacienda, mis muebles, mi hogar, mis campos, mi granero, mi caballo, mi buey, mi burro, mi lo que sea. A ver quién se atreve a tocarla".
Petruchio en La doma de la bravía.

"¿Qué sentía yo en las horas de placer que ella me robaba? No lo veía, no lo pensaba, no me hacía daño; a la noche siguiente dormía bien, comía bien, estaba libre y contento. No encontraba yo en sus labios los besos de otro. El que ha sufrido un robo y no echa de menos lo robado, si no se le hace saber, no ha sufrido ningún robo. (...) Habría sido feliz aunque todos (...) hubieran probado su dulce cuerpo, con tal que yo no hubiera sabido nada".
Otelo en Otelo.

"¡Impostora, gusano, cáncer de las flores, ladrona de amor! ¿Es decir, que os habéis deslizado furtivamente en la sombra de la noche y me habéis robado el corazón de mi amante?"
Hermia en Sueño de una noche de verano.

Y cuando entran y se asoman por las ventanas:

Me parecen un animal gigantesco que me amenaza con destruir, y todo lo que tengo se derrumbaría y se quedaría en nada. Y llegaría la soledad y la tristeza. Y la ausencia del amado o del poseído amante.

...y todos reirían y se burlarían de mí.

Y mientras él disfrutaría con “la otra”, con la usurpadora de lo que es mío... él.

Ambos comentarían de mis torpezas que antes no lo eran... pero que ahora compartiéndolas con “esa” se volverían anécdotas que juraría insoportables para él.

El deseo aumentaría para ellos, crecería a mi costa, por ser lo prohibido y por ese motivo más atrayente. Y el deseo les lleva a dimensiones todavía más intensas... gracias ¡a mí!

Esos son los celos:
La traición del amado.
La traición al amor.
La traición a todos los momentos.
No compartir nada más.

El otro(a) es el adversario, el enemigo, el competidor.

Los celos son incontrolables.
Llegan y te das cuenta de que no controlas a tu amado(a), que no es una extensión de ti mismo.

“Son un producto de la pasión: incontrolables.
Los celos surgen de la desconfianza hacia el otro.
Un producto de la debilidad de uno mismo.
Inspirados en el miedo. Sentimiento de inseguridad”.
Leonardo Díaz.

Los grandes celosos son grandes violentos, porque en el fondo la violencia está muy ligada a la inseguridad.

Pueden estar en una parte oculta de uno y descubrirse en un momento determinado.
Hay personas que nunca los han sentido y en un momento tienen un arrebato de celos.

“Son una enfermedad del egoísmo occidental, yo nunca seré celoso”.
Tiam Goudarzi.

Te sientes tan ridículo...
Es una cosa que se siente muy dentro y que está a flor de piel.
Rabioso, pasional, agresivo.

Los celos se van a la historia de la otra persona.
Sentimiento enfermizo que puede ir creciendo y multiplicándose.

La mejor manera de superarlos o mitigarlos o que desaparezcan es enfrentándote a ellos.

El celoso sufre:
1. Porque está celoso y se siente excluido.
2. Porque se reprocha estarlo y se cree loco.
3. Porque teme que sus celos hieran al otro por ser agresivo.
4. Por dejarse invadir por ese sentimiento y ser ordinario.

“Cuando amo soy muy exclusivo”.
Sigmund Freud.
Ser celoso es algo propio. Rechazar los celos (ser perfecto) es pues transgredir una ley.

Un ser perfecto es aquel que no siente celos. Y ¿quién es perfecto en este mundo?
Todos hemos experimentado los celos muchas veces en nuestra vida. Y mientras continuemos vivos seguiremos teniendo este sentimiento con nosotros.

"Los celos son egoístas. Uno no soporta dejar de ser importante para la otra persona".
Katinka Rosés.


REMEDIOS PARA LOS CELOSOS

Piensa con serenidad.
Aclara la situación en tu mente, si es preciso comenta lo que sientes con un amigo, eso te aliviará.
Ríete de ti mismo al verte celoso.
Relájate, respira hondo.
Piensa que son imaginaciones que no puede ser verdad lo que crees que pasa.
Has cosas diferentes, sal de la rutina.
Ayuda a personas que sientes te necesitan (te sentirás útil y tu autoestima subirá).
Cuida tu aspecto personal.
Disfruta de las miradas de la gente.
Sonríe con las personas que te encuentras a tu paso.
Sostén la mirada y guiña un ojo a quien te guste.
Coquetea.

Se me ocurren más sugerencias, pero puede ser que en vez de un celoso sean dos.

Coro

6 comentarios:

Foroarte dijo...

Al administrador de este Blog: Perdón por publicar aquí, quería comunicarme contigo y no encontraba un mail de contacto.
Soy el webmaster de Foroarte.com, un portal de foros y contenidos sobre cine, música y literatura que ya cuenta con 8000 visitas diarias. Te escribo porque quiero hacerte una propuesta. Te ofrezco un espacio para publicar en mi sitio, cuando desees, textos tuyos textos comentados o comentarios de literatura y libros publicados en tu blog. En cada comentario, puedes preestablecer como firma un link o un banner hacia tu blog y de esta manera promocionarlo fuerte entre los visitantes de Foroarte. Si te interesa, te pido que me escribas a foroartista@yahoo.com.ar para que pueda darte más detalles.

Gracias.
Guillermo

pd: puedes chequear las visitas diarias de Foroarte, medidas por dos reconocidos servicios de estadísticas web. Están a tu disposición al pie del sitio.

rubén dijo...

Me gustan lo que has escrito y la selección de citas que realizaste. Felicidades. Sin embargo, ¿por qué asumes, o así me parece, que los celos representan sólo una fuerza negativa? ¿No habrá celos enriquecedores de uno mismo y de su relación amorosa?

Anónimo dijo...

Puede ser, Rubén, que haya celos enriquecedores de uno mismo, aunque no imagino cuáles ni cómo actúan. Menos probable es que los haya enriquecedores de la relación amorosa, porque para que ello suceda se necesita que el sujeto y el objeto de los celos estén en armonía, no importa cuál, y no puedo imaginar a nadie que sienta enriquecerse al ser celado.

Juana Gallo dijo...

Bueno, he sentido los celos y he sufrido por ellos... Cuando escribí esto precisamente... estaba celosa, rabiosa, insegura, con temores... y tenía celos de ¡mi mejor amiga! Era horrible. No podían ser los celos enriquecedores de mi persona en cuanto al amor que sentía...
Sin embargo, despertaban mi creatividad al máximo imaginando situaciones de mi amado con...
En fin, Ruben, no puedo decir que sean enriquecedores si lo que se siente no lo es. Pero como dice el usuario anónimo, puede que los haya, pero ¿dónde, cuáles y cómo actúan y se manifiestan?
Gracias por sus comentarios, Coro

M. Lavalle dijo...

Ni el Rubén ni el Anómino saben de qué hablan. Coro, sí. Mucho sujeto y objeto, mucho celos enriquecedores, pero nada de vida verdadera. ¿Vivir sin celos? Imposible. Los celos son crueles. Producen dolor. Hacen sufrir. Son inevitables. ¿Cómo pueden enriquecer? Ja, y el rollo del objeto y el sujeto. Mejor sean sinceros, como Coro, y digan si han amado alguna vez. Seguro que no, porque desconocen los celos.
Los celos están en la condición humana, como el amor, que es inseparable de aquéllos. El amor tiene buena prensa, eso es todo; pero en realidad, lo que pasa es que lo hemos domesticado. Los celos, en cambio, siguen irreductibles, como lo fueron siempre y como lo serán. Los incrédulos mejor harán en leer las citas de Shakespeare. Esas voces de sus personajes vienen de muy, muy atrás, cuando todo era distinto, y sin embargo nos resultan actuales, nos hablan en nuestro lenguaje, se dirigen a nosotros. ¿Por qué? Porque mencionan una verdad esencial.
Bravo, Coro, tú eres la única., hasta ahora, en asumir honestamente la realidad.

Gislle Garcia dijo...

Querida Miss. Coro
Lei su escrito sobre los celos y quiero decirle que en verdad lo describio muy bien y es exactamente como se siente, es un sentimiento que la verdad no me gusta sentir. Desespera sentir que alguien no te quiera como tu lo quieres y que sientas que lo ves mas feliz con alguien mas que con uno..
Pero asi es la vida y ahora que lei su articulo tengo ideas de como evitar sentir celos lo unico malo yo en lo perosnal no soy muy comunicativa asi que el hablar con la persona no me funcionaria pero reirme de mi misma si.. Lo que si me gustaria saber son las personas que sienten celos por mi, algo que de seguro todos quieren.. Nos vemos mañana Miss.. Me gusto mucho su escrito..