lunes, febrero 02, 2015

Duérmete

Cosas que suceden en Victoria...
¿Qué ha pasado con Nicolasa y su novio de una noche?
Les cuento: El perro se quedó cómodamente instalado en el porche, en una camita de Nico, le puse una frazada encima (yo tenía frío, obvio él también).
De pronto un ladrido, un quejidito y no pasó a más. Nico desde su lugar levantaba la cabecilla cuando eso sucedía. "Duérmete", le decía yo.
Por la mañana, desperté antes de lo acostumbrado. Corrí a darle croquetas y agua y miré todo normal en su entorno. Me disgustaba el olor a meados del machillo, sin embargo ya me estaba haciendo a la idea de que la familia había crecido.
Llamé al veterinario para que lo bañara y lo examinara. Si se iba a quedar en casa los días que fueran, tenía que estar limpio y sano.
Continuará...

No hay comentarios: