lunes, marzo 26, 2007

Ajo

Costumbres:
Es@ niñ@ tiene sarampión y se siente mal, mal, mal…
He aquí un remedio para callar sus lamentaciones: te llenas la boca con ajos, los mascas y le echas el aliento en la cara.
(Sólo que hazlo modestamente, ya que puedes dejarl@ sin respiración y sería un desenlace fatal.)
Lo hacían en el interior de Marruecos, según el tío aventurero de mi vecina catalana.

Ella me regaló un collar con siete dientes de ajo que “Los cosecharon en la víspera de san Juan, llévalos encima durante una semana que te curarán esas lombrices que tienes”, me dijo.

Los antiguos egipcios lo divinizaron.
En la Edad Media utilizaban los ajos para curar las enfermedades bacterianas.
En la Segunda Guerra Mundial lo emplearon como antiséptico para desinfectar heridas.
Actualmente se cultiva y consume en todo el mundo. Y la industria farmacéutica lo usa para elaborar recetas.

El “Allium sativum” es rico en azufre, calcio, fósforo, hierro, sodio, potasio, vitamina A, B, C y Nicotinamina.

Creencias:
En Grecia, las mujeres que honraban a Ceres consumían ajos para conservarse castas durante el periodo de veda sexual sin embargo, existe la creencia de que es un alimento afrodisíaco.

Alerta:
¡Cuidado! A los que nos gusta el ajo…
No tengamos
una cita importante si lo hemos comido, ya que produce gases igual que los frijoles y las habas.
(Además, no podrás disimular el aliento.)

Secreto:
Cuando era niña uno de mis miedos era a los vampiros que chupaban la sangre a las vírgenes y bonitas, claro. Así que tenía una ristra de ajos que colgué en el quicio de la ventana de mi cuarto…
(Por si el vampiro quería entrar en forma de murciélago.)

Ahora creo que un pescado a la plancha no sabe igual si no lleva ajo…
No sé donde leí que comerlos agudiza el ingenio, nos hace caut@s y su sola presencia mejora las cosas… además de que evita los infartos.

Y de entrada:
¿Qué tal unos camarones al ajillo?, acompañando una chela fría en un domingo de sol…
¡Buen provecho!

14 comentarios:

angeek dijo...

Tan vilipendiado pero bien que le da sabor al caldo...a veces también sirve como metáfora, "...ajos y cebollas salieron por su boca".

dull dijo...

"¿Qué tal unos camarones al ajillo?, acompañando una chela fría en un domingo de sol…
¡Buen provecho!".... que traviesa eres, haz hecho que se me antoje tremendamente esos camarones!.

El ajo para mi es indispensable, su aroma, su sabor, su toque. Y parece ser que si es muy bueno para el sistema cardiovascular, aunque ahora salió un nuevo estudio que revela que el ajo realmente no ayuda nada al sistema cárdio. La ciencia se díce y se desdíce a su conveniencia ja!.

Los vampiros se detienen por el ajo? ahh que vampiros tan supersticiosos.

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Contradictorio, ¿no? Lo usan como afrodisiaco pero también para conservarse castos. Su olor no es agradable pero mejora el sabor de las comidas.

ErosGod1 dijo...

Esas citas de gambas, además como entrada, me han retrotraido a las enseñanzas del gran filozoofo Don Francisco Barrios, mejor conocido en el bajo mundo del intelecto y del rockandrroll como "el mastuerzo", que justamente como entrada de su muy reconocida cantata harto femenina; "Tons que mi reina, ¿a que hora vas por el pan?" dice en forma orinetadora; ¿cuando le untamos mayonesa al camaron?

Cosas del pasado guarrocanrolero que me persigue.

Ah el ajo é vitale, non si puo vivere senza aglio et olio.

Molto piacere.

Eleonaí dijo...

Hola:

Desde el título de tu post me fui imaginando el sabor delicioso de una rueda -rebanada- de robalo al mojo de ajos.

Buen provecho con esos camarones exquisitos.

Alba dijo...

Pescado empapelado de Arcelia, Gro...con bastante ajo!!!

Lorena dijo...

pues a mi me encanta el ajo, asi que procuraré no comerlo en citas especiales jeje... me recuerda las tortillas de ajo de Tabasco,ahhh que buenas son, y que lejos estoy de ellas...
como siempre, muy buen post...
saludos

W dijo...

Oye Juanita.... y si me cuelgo el collar, se me quitan las lombrices que traigo en la cabeza ??????

(mmmmm.... no creo .... ni con una lobotomía salen !!!!... jajajaja)

Asi que a agua y ajo !!!!!

Jejejeje

Besos

mafalda dijo...

....
En poca cantidad y para darle sabor a los alimentos esta OK. Pero de a mordidas.... nel. No se porque, pero a mi siempre me sale el ajo en los alimentos, y pongo unas jetas cuando los muerdo que habias de ver jejejeje.
Los camarones al ajillo o al mojo de ajo si me gustan, aunque me son muy indigestos.
Yo mejor para espantar a los guampiros me pongo los chones al revés..... o es para asustar a las brujas????? ¡hay chale! ya ni se....


Mafalda

gatita dijo...

Pues la llegué Juani querida, lista para mis camaroncitos y cerveza bien fría.....
Mmmmm te quedaron deliciosos!!!!......
Un abrazo y mil besitos MUUUUUA!!!!

Avelina dijo...

Oye, qué buena idea: unos camarones al ajillo y con chelas, claro.
Te extraño también, amiga.
besos

Kix dijo...

Y qué tal para ahuyentar a los vampires...

George dijo...

hey, no tengo nada que decir sobre el ajo, solo lo asocio como condimento para las comidas con la mítica arma contra los vampiros.

por cierto que el ajo no me gusta mucho, pero supongo lo como sin darme cuenta, solo cuando está mezclado como condimento.

angel dijo...

Sabores intensos, los de tu espacio y, particularmente, los que condimentan este texto culinario donde ensalzas un gusto tan imprescindible como deltator de los placeres de una buena mesa.


saludos...