sábado, enero 12, 2008

Quédate quieto

Deja para mañana lo que podrías haber hecho hoy
(y comenzaste ayer sin saber cómo).
Y que mañana sea mañana siempre;
que la pereza deje inacabado lo destinado a ser perecedero;
que no intervenga el tiempo, que no tenga materia en que ensañarse.
Evita que mañana te deshaga todo lo que tú mismo pudiste no haber hecho ayer.

Ángel González

3 comentarios:

Eleonai dijo...

Hola:

El resto del día pensaré tu consejo.

Que tengas un año tranquilo, suave y muy luminoso.

Angeek dijo...

Esta es una filosofía muy zen. Sí, a veces es mejor la inmovilidad.

Coro dijo...

Pues yo pensaba dejar para mañana las respuestas a sus amables visitas, pero me ganó la impaciencia, jajaja.

Gracias por comentar, Eleonaí y Angeek ¡aquí los espero!