jueves, agosto 31, 2006

Aquí estoy

Horacio Ladrón de Guevara, un buen amigo, dramaturgo, actor, argentino y más cualidades (virtudes y defectos)… me decía, en los inviernos de Barcelona, cada vez que me enfermaba de la garganta, que la causa de mi mal era algo no dicho, algo que se me había atorado en el cogote, que las palabras estaban allí y me hacían daño, y que por eso la garganta, esta pobre garganta mía, protestaba. Que por eso me enfermaba…
“Decílo, Coro, decí lo que no has dicho” me decía.
Y yo, después de doce años de psicoanálisis un día a la semana tirada en el diván diciendo, hablando, narrando, contando, fantaseando… pensaba que Horacio no tenía razón, que ya lo había dicho todo y que no me quedaba con nada obstruyendo allí en mi pescuezo…
“No, no hay nada más” le contestaba, “estoy así por el frío; o es que anoche me fui de fiesta… y cómo bailé y canté.”

Hoy aquí, enferma de faringitis. Podría decir que es porque entré la semana pasada a dar clases en una escuela, y hablo demasiado, expongo las lecciones, llamo la atención de los chavales, a veces (la mayoría de) grito, alzo la voz.
“¡A callar!” “¡Silencio!” “¡Por favor!” “¡El que sigue!”
Repito, repito, repito y, después de tres horas seguidas de clases y blablablá, ando ronca por el mundo.
¿Será esto lo que tiene mi garganta dolorida?
O ¿es que Horacio tenía razón?

En eso he estado estos días… La impotencia de no poder expresarme ante la injusticia y la sinrazón, ante el despliegue de poderío... se me instala en la gola. Mi pobre gola.
Y estoy con fiebre y sin poder decir ni pío.

Coro 2006

6 comentarios:

Angeek dijo...

Espero te mejores. Concuerdo con tu amigo, hay que sacarlo, decirlo, escribirlo. Y sí, hay impotencia e ira.
Oye, yo igual estoy dando clases!

Eleonaí dijo...

Aliviate Coro. Tienes que aliviarte, es como un deber.

Luego nos tienes que platicar, escribir. Escribir para decir lo que sientes, lo que piensas, de todo lo que está pasando y de lo que seguirá pasando.

A aliviar esa garganta, para que nos hables con tus escritos.

Juana Gallo dijo...

Gracias, Angeek, Eleonaí,
cuidaré la garganta... me cuidaré, sobre todo ahora que vienen estos tiempos.
Y sí, los médicos me detectaron "un malestar incómodo" en la garganta que me puede durar seis años...
Remedio: Escribir, hablar con amigos... no dejar que el mal crezca. Desahogarme.

Angeek, doy clases en una prepa, en Cancún. ¿Tú?, supongo que en Playa... Allí estuve el año pasado de maestra en una secundaria y prepa también. ¿Nos conoceremos?...

Alb@ dijo...

Mira paisana...un poco es el griterío que se carga uno al inicio de cada ciclo escolar y otro poco lo que dijo tu amigo; si tienes que sacar algo....¡escúpeloooo!
P.D. También tengo una especie de colitis que (creo) me va a durar seis añitos, ejeje, ni modo, a seguir luchando, no bajemos los brazos para rescatar desde nuestras trincheras (la educación de los futuros adultos) nuestro país.

Tzaviere dijo...

Que mejores, Coro. Vaya esfuerzo el que realizas dando clases. ¿Será que el malestar en la garganta nace más bien de un exceso y no del silencio? Mucho reposo, y un buen trago de ron con limón (no me hagas caso en esto último; quiero decir, con el descanso, pues el sagrado alcohol, muy dosificado, siempre es bueno ).

Juana Gallo dijo...

Alba:
no bajaré los brazos... hay que cuidarnos... son seis años =(
Así que a darnos ánimo :}

Tzaviere:
Gracias por tus consejos, pero te cambio el ron por un tequilita!!!