viernes, agosto 29, 2008

¿Quién comerá chocolate hoy?

Un grifo se averió, y otro estaba por hacerlo también, así que corriendo me subí al coche y fui directo a Wal*Mart a comprar dos llaves de jardín para detener la inundación que había en el lavadero de mi patio de servicio.

En el estacionamiento del supermercado me encontré (pura suerte) con una débil sombra que proyectaba un raquítico arbolito y hacia allí me dirigí para aparcar el coche. El sol estaba dando con toda su potencia sobre el asfalto.

Ya con los 2 grifos en la mano, y un chocolate ¿Snickers?, caminé hacia las cajas rápidas.
Me tocó la 1.

Cajera 1: Son 110 pesos con cuarenta centavos.
Yo: Aquí tiene (le di dos billetes; uno de 100 y otro de 20 pesos).
Miré la pantalla de la caja registradora, allí sabes exactamente cuánto te deben de dar de cambio.
Pantalla: 9.60

La cajera 1 me entregó 9.50.
Yo: Señorita, le faltan 10 centavos.
Cajera 1: Nooo, ¿sí? –haciéndose pata.
Yo: Me debe de dar 9 pesos con sesenta centavos y me está dando 9 pesos con cincuenta centavos.

La cajera 1 dirigiéndose al cerillo (niño que trabaja empaquetando los productos): Dame 10 centavos.
Yo: ¡No! ¡Quiero ver que los saque de la caja registradora! No quiero quitarle nada al chico a quien yo le daré su propina cuando usted me entregue mis 10 centavos.

Acto seguido hizo pasar al siguiente de la fila, como obedeciendo una orden de que si alguien “algo”, llamen al que sigue… Yo no me moví y seguía con la mano extendida pidiendo mi dinero.
Vino una persona de seguridad que hablaba por la radio con alguien, diciendo que estaba “tranquilo el asunto”. Como si yo fuera una delincuente. Los delincuentes son ellos que se quedan con el dinero de mucha gente. De casi toda la gente que va a hacer allí sus compras.

Persona de seguridad: ¿Qué pasa?
Cajera 1: La señora, que quiere 10 centavos.
Persona de seguridad: ¿Por qué no se los das?
Cajera 1: Ya se los pedí al cerillo.
Cerillo: Asintiendo y enseñando sus centavitos.
Yo: ¡No! Quiero que los saque de la caja registradora.

Ya me han robado en anteriores ocasiones, cuando he andado descuidada o pensando en otras cosas. ¡Se han quedado con mis centavos, que a esta hora ya deben ser miles de pesos!
Y son millones los que roban cada día a los clientes, no solamente Wal*Mart, también Oxxo, Comercial Mexicana, Soriana… Lo digo por experiencia propia y de gente que le ha pasado exactamente lo mismo. Una de ellas es la señora que viene a casa a hacer la faenas del hogar. Ella, como persona humilde y educada, no reclama. "Es que luego dicen que soy persona conflictiva. Pero fíjese, hasta he comprado salchichas y carne en mal estado y ni modo, al abrirlas para cocinar la comida a mis hijos, me he dado cuenta y la he tenido que tirar", me dijo.

¿Es que nadie reclama? ¿Por qué permitimos que nos roben? Que nos intimiden.
¿Por qué somos así?

La de seguridad: Manden cambio a la caja 1.
Llega el cambio, miro que abra la bolsita de las monedas, y de allí saca mis 10 centavos, me los da, le doy las gracias, le doy al cerillo 2 pesos de propina.

Cuando llego a mi casa descubro que no está el chocolate.
Hoy de alguna manera me tendrían que robar…

PD 1. Ya tengo agua, me arreglaron el lavadero.
PD 2. Y que no se trate del redondeo, porque siempre digo: ¡no! Y ellos, como esos religiosos que te quieren convencer y te quieren hacer sentir culpable, que si no redondeas… personas con impedimentos físicos.
PD 3. Mejor al rato voy a por otro atraco, perdón, chocolate.

11 comentarios:

Juan de Lobos dijo...

Querida Maestra, lamentablemente este cuadro que nos presentas es cotidiano y de tanto en tanto seguimos enriqueciendo a esa bola de hijosde su p... erdón, me exalté. Le digo que es triste, seguimos de agachones, no les basta el incrementar el costo de los productos, si no que también les ayudamos a evadir impuestos, a estos hijos de su repu...esto que los que sí cumplimos como ciudadanos, cada vez nos tienen más cogidos de los hu...elga decir que ahora aunque mi carro no contamina le pusieron calcomanía dos, por sus talentos, es triste, seguimos enriqueciendo a unos pocos, la verdad hasta cómplices hacen a sus trabajadores (asociados) quienes por contratos mensuales tienen que hacerla de mano negra en ese juego. Perdón Maestra, me extendí. Besos y abrazos para Su merced

Alb@ dijo...

Igual digo NO AL REDONDEO, no puede ser que sigamos permitiendo ese vulgar atraco a nuestra economía.

Defendamos lo nuestro, sigamos en resistencia.

Te dejo un abrazo paisana.

Eleonai dijo...

Pésimo servicio a clientes de esos supermercados. Y sigue el país "wallmartirizandose".

Te convido del chocolate que probé por la mañana.

Que tengas una semana tranquila, sin atracos, aunque minúsculos lo son.

Coro dijo...

---Lobo, diario es lo mismo y por donde vayas... así que a exigir lo nuestro y no dejarnos. No seguir de agachones.
---Alba, es indignante, en serio. La evación de impuestos, los robos a los ciudadanos consentidos por "las autoridades"...
---Eleonaí, estamos súper wallmartirizados y lo que nos falta... gracias por el chocolate virtual, aceptado.

Muchas gracias por sus comentarios, les mando besos,
Coro

dull dijo...

Bien hecho!!
hay que reclamar siempre aunque sean centavitos que, como tu bien dices,se convierten en miles!.

Piensan que unio es quisquilloso por reclamar todo pero es unn derecho valido.
Yo reclamo incluso hasta alguna descortesia o mala atencion de quienes deben atenderte mejor ya que vas a entregarles tu dinero.

Buen post!
saludos coro!

Anónimo dijo...

http://100cuentos.blogspot.com/

Quieres participar? estamos creando un blog con cuentos que nos manda la gente...

Gade Herrera Galicia dijo...

changos con los del wal mart... el problema es que ellos se hacen los ofendidos.

Gade Herrera Galicia dijo...

changos con los del wal mart... el problema es que ellos se hacen los ofendidos.

Gade Herrera Galicia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lorena dijo...

ayy si no se salva uno, que desgracia, de verdad, y verguenza, cómo es posible??, ya ni para decir cómo es aqui en Suecia, porque nomas para verguenzas estamos...y es verdad, los mexicanos en general somos unos miedosos, joder, no reclamar nisiquiera lo que por derecho nos pertenece...y claro, al final no te salvas de la atracada...ahhh que cosas... yo no le entro al redondeo tampoco cuando estoy en México, tengo la sospecha insospechada de que eso nomás sirve para aumentar el bolsillo de las ya de por si millonarias empresas...
saludos y compra chocolate en el mercado mejor, jejeje
chau!

ErosGod1 dijo...

Leer éste post me ha hecho sentir que no estoy sólo. He repetido el mismo numerito varias veces.
Tengo fama de avaro con los cajeros de las tiendas, pero los empacadores saben bién que no es asi. He pensado que este tipo de protesta es una forma sencilla de promover conductas importantes, quiza asi se inicie el aniquilamiento de la impunidad.

Saludos.