viernes, septiembre 21, 2007

Dame la pata

¿Quién era esclav@ de quién?...

Cada día por la mañana:
Me despertaba escuchando la voz de mi compañero que me llamaba meloso y también a gritos. Sin embargo estaba sola… Se mezclaban mis cantos con silbidos y carcajadas y al rato, ruidos en los que nunca (antes de que Nanu llegara) había reparado.
Los techos altos de la casa creaban una acústica distribuyendo y elevando la voz de mi loro que se disparaba sonora por todas partes.

Me desperezaba, bajaba de dos en dos las escaleras y me iba directo al despacho, donde me pasaba horas escribiendo, escuchando música y leyendo. Un ventanal daba a la calle. Y allí, junto a la ventana y macetas con geranios, estaba él: Nanu.

Comía, bailaba, cantaba, hacía ruidos espectaculares… pero no eran gritos repetitivos de loro molesto. Eran imitaciones exactas de nuestras voces y sonidos.
Nomás me veía aparecer y ponía en marcha su repertorio con más ahínco: “Hola Nanuuu. ¿Cómo está mi pajarito? Nanu, dame la pata. Piojito piojito ahhh qué rico. Bon día Nanu. Nanu, ¿te rasco la barriguita? Hola Nanuuuu. Viva México ca… Hola, Nanu. Vizca Catalunya. Hola Nanu. Al vent, de cara al vent” y… después comenzaba a cantar Y si Adelita se fuera con otro... y Guadalajarrrra Guadalajaaraaa y terminaba silbando la mentada (no sé quién le enseñó a silbar así, seguro alguien que pasaba por la calle, jajaja). Y claro, era un loro bilingüe, també parlaba catalá… ;)

Yo limpiaba y desinfectaba la jaula. Disponía de tiempo para entrenarlo, le permitía andar libre por la casa, que volara un rato, y después lo metía de nuevo usando un periódico para empujarlo suave marcándole el camino. Se requiere de mucha paciencia.
Paradentroparadentroparadentromuybienyaestá”.
Aprendió a entrar y salir.
Y ya habían pasado tres horas de la mañanaY cinco meses. Y todos los días era igual… Si por las mañanas me largaba a navegar con mi marido, regresaba corriendo y sintiéndome culpable a “cumplir” las obligaciones con mi loro.

Como a las once se aparecía la vecina en la ventana. Yo interrumpía mi escritura y platicaba con ella. Y Nanu allí, contento, con dos mujeres, se paseaba orondo por la jaula. Se dejaba tocar por las dos. Y pasaban caminantes que se detenían a saludar a Nanu
Yo miraba cómo el cachete izquierdo de mi vecina se ponía rojo por el sol que le daba de lado. El sol mediterráneo calaba fuerte, dos calles más abajo, estaba el mar…

Al caer la noche:
La jaula de Nanu tenía ruedas
. Lo llevaba a la sala y allí le abría las puertas para que volara un rato y paseara a su antojo. Le daba sus vitaminas y su cena: frutas, verduras, pipas, cacahuates y agua. Luego limpiaba la jaula otra vez.
Nanu
era un loro sano, sus plumas estaban brillantes y él se veía fuertote.
Yo era la que iba perdiendo fuerzas por tanto trabajo, jajaja.
Además, Nanu tenía el trauma de la captura por eso me picaba a veces.
Pensé en llevarlo a mi analista… a que se normalizara y por una buena vez ¡carajo!, dejara de picotearme.

Para qué negarlo, hubo días que me preguntaba: ¿Cuántos años viven los loros? ¿Será siempre igual, yo limpiando, viviendo para él? ¿Contrataré una nana para que haga estos trabajos? ¡No!, me respondía, porque entonces ya no sería mi Nanu y yo lo quería.

PD. Olvidé decir que cantaba La Adelita y Guadalajarrraaaa, Guadaaalajaaaarraa” igualito que Nat King Cole.
Y su favorita para bailar era "Chiquita, que lindo tu cuerpecito, bailando este meneíto..."

Continuará…

6 comentarios:

mafalda dijo...

........


Jaajjajajaja... que lindo tu animalito... Mmm ehjeeemmm.... digo el periquito eh???

Mi lorenzo canta: Lorito toca la marcha que lo manda mi capitaaaannnn...
También: "Pica, pica, pica perico, pica, pica, pica la rana....
En ocasiones un intento frustrado de : "Agujetas de color de rosa y un sombrero grande y feo....
Dicen que son longevos. Te diré que yo actualmente tengo 42 añecos y el lorito cuando lo llevaron a casa estaba igualito que como esta hoy. Aunque sus plumas han dejado de mudar como al inicio.

Un saludo mi amiga... espero la continuación de esta narración...

Mafalda

W dijo...

Ahhhh.... qué paciencia para estar atendiendo al loro.... yo jamás la tendría... (aunque me cantara la Adelita.... jajaja)... para eso ya tengo 2 pericos bien latosos (mis 2 Maras)... con ellos tengo para entretenerme lo suficiente....

Besos mi Juana

Alba dijo...

Que lindo Nanú!!!

Quisiera concerlo.

Saludos desde acá.

Jesús dijo...

Pero que joya de loro tienes mejor que un perro

Angeek dijo...

No soy buena cuidando aves, siempre los dejo escapar. Prefiero gatos o perros. ¿Qué fue de Nanu? ¿La historia continuará?

Anónimo dijo...

i definitely adore all your posting kind, very interesting.
don't quit and keep penning simply because it simply just worth to read it.
looking forward to looked over additional of your own article content, have a great day :)