sábado, julio 21, 2007

Locas de contento

Ayer hicimos 20 tortas (bocadillos); 10 de jamón con queso y pan bolillo; las otras 10 de huevo revuelto con chorizo y pan de telera.
Nos lanzamos, una amiga (Claudia) y yo a recorrer construcciones para vender nuestra comida a los albañiles.

Andar de un lado para otro en un día de verano cancunense fue agotador.
Estábamos a unos 40 grados. De pronto se nubló, cayó un aguacero, escampó, al rato hizo un viento como de 70km por hora y luego volvió el sol a ocupar su lugar. Y la humedad en el ambiente regresó con más enjundia. Estos fenómenos naturales se dieron dos veces en el lapso de una hora.
Nosotras, casi sin respiración y transpirando… pero ilusionadas, comenzamos a trabajar locas de contento por toda la ciudad.
Risa y risa, ¡jajaja!

En cada construcción donde parábamos, apagaba el motor del auto, abría las ventanillas, levantaba la cajuela (allí estaba la hielera con las bebidas) y salíamos las dos del coche.

“¡Buenos díaaas! ¡Holaaa, buenos díaaas! ¡Traemos tortas, bien ricas, de jamón y queso y de chorizo con huevito! ¡Eeeey! ¡¿Alguien quiere una tortaaaa?! ¡¿Dónde está el encargadoooo?!”
Dejé que Claudia fuera la “voz” de las dos. Mi excusa era que yo conducía el coche.

Pasó la mañana entera, y ya al mediodía, lo que nos había parecido un súper negocio terminó en desilusión: de las veinte tortas sólo llevábamos vendidas 4. Una de huevo y las otras tres, de jamón.

La crema untada en el pan, con el calor podía echarse a perder…

Nos enteramos, en cada sitio, que ya alguien había ido a ofrecer comida. Y cuál era el precio de nuestra competencia.
En algunos lugares nos dijeron que volviéramos a la una, o fuéramos antes de las siete u ocho de la mañana. Pero que les hiciéramos “guisaditos”.
Otros, decían que no les gustan los alimentos que les lleva su proveedor, que querían probar lo nuestro... Algunos nos preguntaron si dábamos crédito.

“¡Vuelvan! ¡Sí, vengan! No, es que ya desayunamos”, nos decían y no compraban.
Ya no nos reíamos tanto… ja, ja.

Sin embargo, los refrescos los vendimos casi todos. Los trabajadores estaban sedientos y calurosos y llevarles una bebida fresca en medio de su jornada matutina les encantó.

También creo que les encantó la minifalda de Claudia…

Aquí estamos en el paraíso: paisajes bellos, mar de colores preciosos, espectaculares atardeceres, fauna y flora exuberante y exótica, entre otras cosas.
La zona hotelera con esos grandes (enormes) hoteles lujosos (por cierto, hoy desayuné en uno), ese derroche de riqueza y sensación de bienestar que se logra ofrecer al visitante es realmente la imagen que se quiere dar. Y lo logran.
Cancún (y la Riviera Maya) es una cara bien maquillada, amable de trato y presencia impecable que ofrece la magia y el misterio de una cultura maya revalorada a través de Chichén Itzá como séptima maravilla por los mismos maquillistas.
Aunque lo realmente misterioso y oculto es la realidad de l@s trabajador@s: sueldos miserables, abuso en los horarios… entre otros.

Pero dije que ya no iba a quejarme. Así que me iré a la piscina a refrescar un poco antes de que se me ocurra otro negocio.

10 bolillos
10 teleras
¼ jamón
¼ queso
1 lechuga
2 jitomates
1 lata de frijoles
1 lata de chiles jalapeños
¼ de crema ácida
2 chorizos (100 grs.)
12 huevos
Refrescos
Hielo
Servilletas
Bolsas de plástico
Aceite
Gas
Mano de obra
Gasolina
Desgaste del auto
Friega que nos pusimos

Perdimos 100 pesos cada una…

¡¿Alguien quiere una torta?! ¡Eeeeeey!
¡Tortaaaaaas! ¡¿Dónde está el encargadooooo?!

PD.
-Me comí una de huevo con chorizo, me supo deliciosa... las demás las regalamos antes de que se echaran a perder.
-Entró un tábano al coche y para sacarlo…
-Olvidé las llaves dentro del auto cuando nos bajamos a comprar más refrescos.
Nota: agregar en los gastos, el taxi que nos llevó a casa a recoger la llave de repuesto y luego nos regresó al súper.

23 comentarios:

Alba dijo...

Ufff, hasta yo me cansé, jajaja, pero no se desanimen paisana, lo importante es no perder el espíritu empresarial en este país de ensueño.
Acá también ando en mis pininos empresariales y ni las moscas se han parado, jajaja, bueno, a ver que pasa (luego te cuento con detalle el final de esta aventura).
Un abrazo hasta allá.

Javo dijo...

Yo quiero poner una taqueria en madrid.........

Si pegaría, tendré que planearlo bien....

He visto tu blog de recomendaciones culinarias..... está chido.....cuendo pueda te daré recomendaciones de buenos restaurantes en madrid.....cuando tenga tiempo.....

Angeek dijo...

¡Qué emprendedoras! Creo que hubiera estado mejor la taquiza.
Y con respecto al paraíso, con los últimos acontecimientos yo creo que ya ni el maquillaje les ayuda.
Saludos

Diego Fabián dijo...

Ayyyy, mi Juana!!!... Qué mala suerte la tuya!!!...

En todo caso, la intención es lo importante... Talvez si le ponen un poco más de atención a esos "detalles empresariales" (precios, horarios apropiados para ofrecer el producto, diversidad de servicios, sonrisas coquetas... MINIFALDAS!!!... Jeje...), la próxima les va mejor...

Saluditos, mi Juana...

mafalda dijo...

.....
Yo soy malísima para las ventas, me enchilo si no vendo, y peor si no pagan jajajajaja...
Luego ustedes vendiendo SUS TORTAS jejejeje... en pleno caluroso CANCÜN .... envidia de la buena...
La venta de tacos es más friega, pero tal vez hubiera estado mejor.

Un saludote tortero jajajaja

Mafalda

Juana Gallo dijo...

Alba, pues a ver si me das tips de tu aventura empresarial, jajaja. Cuéntame.

Javo, me parece muy buena idea la de la taquería, avísame para la inauguración, si no podemos ir, lo ponemos en el blog!!! jajaja. Y cuando quieras contar algo culinario ¡adelante!

Sí Angeek, una taquiza le hubiera encantado, jajaja. Los hombres nos pedían "guisaditos".
Y, en caunto a el maquillaje, ya sabes en esta tierra "nunca pasa nada" aunque haya la evidencia, lo niegan rotundamente.

Diego Fabián, sí, nos fuimos "a lo loco", pero nos divertimos mucho (friega aparte) jajaja.

Mafalda, definitivamente los tacos hubieran volado, pero ¡qué friega! jajaja. (¡Ya se acerca la hora de que vengas!)...

Besos y saludos a tod@s

Jesús V dijo...

Los principios siempres son dificiles. Hay que especializarse, yo te aconsejaría la salida de ultimas sesiones de cines y teatro, y alrededores de bailes y discotecas....habeis pensando de adquirir un carrito como esos que tienen los norteamericanos para los perritos caliententes (hot dogs)

S4Lm0n dijo...

jajajajaja
ay no puede ser, me has hecho reir bastante con tu aventura, lo q pasa es q es buena idea lo del negocio, solo q hacia falta un estudio de mercado antes de emprender la aventura, tengo tantas ganas de ir a cancun desde el año pasado, q probablemente vaya este, aprovechando q estoy mas cerca y q me queda a un camion de distancia.
definitivamente estoy enamorado de quintana roo, en especial cozumel e isla mujeres.
saludos
por cierto esos tabanos como pican los desgraciados

gatita dijo...

jajajajaja Juani como que vendiendo las tortas??????......
Bueno me tranquilizó saber que eran de pan y no de otro tipo.....
Me hubiese gustado una de huevo con chorizo.
Saludos espero tengan un mejor día.

Mmmmmm ya que tengan mas experiencia en eso de los negocios me les uno....MUUUUUUUA!!!!!

Juana Gallo dijo...

Jesús, en efecto, los principios son difíciles pero tienen ese misterio de no saber qué sucederá que es excitante... en este caso (afortunadamente) era porque no teníamos qué hacer y se nos ocurrió vender tortas... gracias por tus consejos, jajaja, si se me llegaran a ofrecer de verdad los tomaría en cuenta.

S4lmOn, no sabes cómo reíamos también nosotras... hasta que nos hartamos y nos cansamos y vimos que no iba a funcionar... Cuando entró el tábano hubo una revolución en el coche, yo no lo quería matar, nomás echarlo fuera.
Por cierto, ¿dónde andas que estás a un camión de distancia?????

Gatita querida, les gustaban "las nuestras" (tortas) solo que ya estaban satisfechos y no querían pagar... pero nos compraron refrescos para quitarse el calor, jajaja.

Moraleja: 1)hacer un estudio de mercado antes de emprender un nuevo "negocio". 2) Fue agradable tener como "socia" a Claudia. 3) Vender tortas a los albañiles no no no no. No. 4) Tal vez aguas frescas no sea mala idea...

Kix dijo...

Auch!!! Muero de hambreeeeeeeeeee

George dijo...

uy, que tal negocio... pero es verdad, a esos muchachos deben llevarles harta comida pero temprano... buneo ,espero mejor suerte para la próxima.

Eratóstenes Horamarcada dijo...

No sé si a ustedes les funcione, pero acá en el norte varios amigos (cuando estábamos más chavos) han intentado probar fortuna con puestos fijos de hamburguesas, y les ha salido bien.

No conozco tu extremo de la república; sé que el clima es temible, por lo caprichoso --como bien describes. Y sé que la desigualdad de nuestro país se percibe de forma más aguda en regiones turísticas como la tuya, donde mucho se esmeran los gobiernos local y federal para esconder la pobreza, pero poco o nada les importa acabar con ella de raíz.

Juan de Lobos dijo...

Saludos Tocaya, tan cerca y tan lejos, estoy en Chetumal, hoy es la presentaciòn y se me antojaron las tortas (he estado en abstinencia) cuidese bien y pòrtese mal.

Tzaviere dijo...

Delivery Taco: me apunto. Pero me saldría muy caro. A ver: tendrían que incluirme en el voucher el boleto aéreo de una de ustedes, Claudia se enojaría si quien efectuase la entrega resulta su tocaya Claudia con el agravante de la minifalda, y los tacos llegarían irremediablemente fríos. Amén de los líos aduanales con alimentos...

S4Lm0n dijo...

Juanita!!!
tengo q confesar que regrese a leer el mismo post solo para reir nuevamente, pues me hacia falta, jajajajaja, no paro de reir, hasta ando chillando de la risa :p

asi es, ando en ciudad del carmen campeche, a mediados de sept regreso a chilangolandia, pero antes tengo planeado pasar por sus rumbos.

Juana Gallo dijo...

--Kix, yo también, orita son las 2:40 y no he comidooooo!!!
--George, Claudia fue al siguiente día, llegó más temprano y ni así, ya se le habían adelantado, otros, los que nos iban a comprar "seguro" ya estaban comiendo... en fin. No le seguimos, pero gracias por la suerte.
--Erat, recuerdo las hamburguesas del norte, mi querido norte, donde nací... ¡buenísimas! al carbón, con queso, cebolla... qué ganas de comer una en este momento!!! Y sí, tratan de esconder la miseria los políticos, pero los contrastes tan impresionantes de riqueza-pobreza son evidentes. Y el calor agobia... lo bueno es que tenemos el mar.
--Juan, ¡felicidades y mucho éxito! Si vienes por Cancún avísame.
--Tzaviere, te los mando por correo spressssssssss... así no hay lío con la minifalda, jajaja.
--S4lmOn, Jajajajaja, podemos hacer un encuentro blogero, nomás avisa con tiempo cuando vengas.

Gracias por comentar. ¡Vuelvan, aquí los esperoooooooo!

Jesús V dijo...

Si señora, si que conozco ese restarurante, paso muchas veces por deltante, trabajo por aquella zona, aunque nunca fui a comer..algún recado para ellos??

Antonio dijo...

Faltó la foto de Claudia con su mini...

Un Abrazo

W dijo...

Jajajajaja

Me encantó !!!!!!!!

Me las imagino perfecto vendiendo sus tortas....

Efectivamente los albañiles desayunan tempranito, por acá hay muchas obras y cuando voy a dejar a los Maras a la escuela (7:30 am) ya están con su torta de tamal en la mano.

Yo te pediría una torta, pero supongo que ya se putrificaron... jajajaja


Besitos

Lorena dijo...

chin, pues por lo que veo no resultó el negocio...pero bueno, asi es cuando se empieza, se necesita mucha práctica, muchas pérdidas y sobre todo no perder las esperanzas de que algún dia funcionará ;-), pero bueno, el intento se hizo, no???... mmm se me antoja la torta de chorizo, si estuvieras aqui las hubieses vendido mas rápido entre los mexicanos que anoramos ese tipo de cosas :P
Y el desayuno en el hotel lujoso, pues ahi se fué definitivamente toda la inversión, jeje... ciertamente México es un país de apariencias, pero desafortunadamente la realidad es otra... sniff...
saludos amiga y no desfallezcas en el intento..
un beso

chokkolatt dijo...

Cuando comencé a leerlo pensé que de seguro sería un exitazo vender tortas en las construcciones, pero bueno, también me fui con la finta por no pensar en un previo estudio de mercado. Lo bueno es que ahora saben de sus horarios y gustos.

Creo que es buena idea el llevarles principalmente aguas frescas. Ah, la minifalda es casi obligatoria, recuerda que el sexo vende jeje.

En todas las ciudades turísticas (y en muchas otras) se dan desgraciadamente estos contrastes, sólo es cosa de ver debajo del maquillaje.

Este post me dio hambre. Se me antojaron tus tortas.

Saludotes

Juana Gallo dijo...

--Jesús, no hay recado para ellos, pero si vas ¡no dejes de contarme! ¡Ay! cómo me gustaría una coronita allí...
--Antonio, creo que la imaginación es poderosa... pero ya puse una foto en el nuevo post (no, no es Claudia) jajaja.
--W, cuando vengas por estos lares te prometo una torta recién cocinadita... jajaja, a mí se me antojaron las de tamal.
--Lorena, pues quedó en nada el dizque negocio, ya ves... yo ya comencé a trabajar de nuevo. La que todavía no encuentra qué hacer es Claudia.
No es mala idea la de vender comida mexicana a los residentes allá... cuando viví en Barcelona, a un@s chic@s les compraba tortillas. Y estaban buenísimas.
--Chokkolatt, yo creo que si lo hubiéramos tomado en serio, sí hubiera sido buen negocio, pero súper matado. Claro que con la minifalda de Claudia hubiera ido todo ¡viento en popa!
Y sí, los contrastes socioeconómicos son tremendos, ya conocemos nuestro país...

Un abrazo a tod@s...