viernes, julio 21, 2006

ASÍ FUE

Llegó. Su boca en la mía. Por fin. Me ardía la cara. El corazón me dejó de latir. El páncreas se expandió, el hígado mejoró, la garganta musitaba, los ojos se cerraron, mis manos sudaban, el estómago funcionaba. Mariposas en mi vientre extendieron sus alas y revoloteando jugaron en mi espalda: Era un beso.

1 comentario:

Angeek dijo...

Muy bello, breve y sustancioso como los mejores besos.
Me encantó eso del páncreas se expandió y el hígado mejoró.
Saludos!