viernes, septiembre 13, 2013

Viernes normal



Crónica de un viernes normal actual.
Pero con un ciclón anunciado.

8:00 Al abrir el cajón del buró donde guardo mis antihistamínicos me doy cuenta de que me estaba tomando la última tableta. La ingiero. No me harán nada los ácaros este día.

9:00 Llego al trabajo.

10:00 Pensamiento de que tengo qué comprar el antihistamínico.

13:00 Otra vez recuerdo el antihistamínico.

16:00 Salgo del trabajo.

16:10 Como con una amiga.

16:45 Vamos a sacar unas películas para el fin de semana, ya que se anuncia que un ciclón está por entrar. Andamos en un súper.

17:30 Ignoro las farmacias. No recuerdo el antihistamínico.

18:00 Llego a mi casa. Tomo un vaso con agua.

18:05 Doy comida a mis mascotas.

18:30 Abro mi laptop. Me distraigo con el Internet. Leo, pongo música y prendo la tele, todo a la vez.

19:00 Estornudo y me moquea la nariz.

19:01 ¡El antihistamínico! La humedad y los ácaros, mis enemigos, tengo qué combatirlos.

19:05 Salgo, o me quedo sin tomarlo, pienso un rato.

19:30 No puedo ignorar que me escurre la nariz.

19:55 Me subo al coche, llueve un poco. El cielo está negro.

20:00 Llego a la farmacia Benavides.

20:02 Me atiende un joven muy amable. Hay más gente pidiendo medicamentos y por ahí.

20:03 Le pregunto al joven por el descuento, ya que tengo una tarjeta que dice me hacen descuento en mis compras  en la farmacia, en medicamentos y todo lo que se me ocurra comprar.

20:04 El joven dependiente me da un precio más alto que el marcado en la caja del antihistamínico. Y luego me dice que el descuento es tal.

20:05 Le pido unas gotas para la nariz. Y pregunto cuánto cuestan. Sin descuento y con descuento.

20:06 El joven dependiente hace cuentas y no me quedan claras.

20:07 Le digo que él es muy amable pero que deseo saber cuánto cuesta, qué descuento hacen y cuánto descuento más hacen por tener la tarjeta de farmacias Benavides.

20:10 El joven hace cuentas y resulta que le sube al precio para dar el descuento de la farmacia Benavides y luego el descuento de la tarjeta de descuento.

20:11 Parece un enredo, como si yo no entendiera las cuentas que hace. Habla de un precio de lista que no figura en la caja y que es más alto.

20:12 Le pido me escriba los precios. De la caja del medicamento, de la farmacia y de la tarjeta de descuento.

20:15 Le digo que gracias, que regresaré y que me guarde los medicamentos.

20:18 Subo al coche. Llueve. Encuentro estacionamiento.

20:20 Bajo del coche. Entro a la farmacia Guadalajara.

20:21 Encuentro a un amigo comprando medicinas. Lo saludo. Está solo, como yo, un viernes por la noche. Y como yo, anda comprando en una farmacia.

20:22 Pregunto los precios de mis antihistamínicos y de las gotas para la nariz.

20:25 En la farmacia Guadalajara me dan un precio mucho más bajo que en la farmacia Benavides y sin tarjeta de descuento.

20:26 Adiós Quique, me despido de mi amigo que se iba sin decirme adiós.

20:27 En la farmacia Guadalajara solamente tienen las tabletas antihistamínicas, las gotas para la nariz, no.

20:28 Pido me escriban en un papel el precio de las gotas. Me dicen que para mañana las tienen allí.

20:29 No, gracias. Mañana saldré a buscarlas. Será un pretexto para salir de casa, pienso.

20:30 Salgo a la calle. Subo al coche. Llueve.

20:35 Veo policías en ronda. Es de noche ya. Llueve. La calle está oscura. Pudiera ser peligroso andar por allí.

20:40 Regreso a la farmacia Benavides. El joven dependiente está serio, como ceñudo.

20:41 Lo saludo. Hace como si nunca me hubiera visto. Pienso que lo reprendieron. No sé por qué.

20:42 Regresé, le dije. Encontré los antihistamínicos en la farmacia Guadalajara al precio de $204.60 y aquí en la Benavides usted me dio el precio, ya con todos los descuentos a $212.62 le dije.

20:43 No se interesó. A mí qué, pensé que pensó.

20:44 Y las gotas para la nariz no las tuvieron, pero usted aquí en la Benavides me da el precio de $599.92 En la Guadalajara el precio es de $558.20

20:45 ¿Puede la Benavides igualar el precio de la Guadalajara?

20:45 No, dijo.

20:45 Gracias, buenas noches, le dije.

20:45 De nada, me respondió.

20:46 Salí de la farmacia Benavides. Llovía más fuerte. Subí al coche. Más policías y soldados por las calles.

20:50 Llegué a casa. En el patio, los perros al verme corren y me hacen fiestas.

20:55 Me tomo el antihistamínico. Dormiré bien, pienso.

21:00 Escribo este rollo. ¿Volveré a comprar en la farmacia Benavides? La farmacia Guadalajara es mucho más barata.

21:02 Lo que escribo cuando no tengo nada qué escribir. Me asombro. Está una película esperando ser vista por mí, sola, en mi cama o en mi sala, depende del aparato que la acepte. Mañana he de regresarla. Espero que me guste, pienso.

21:03 Recuerdo que alguien me había dicho que esa farmacia era cara. Ya me lo habían anunciado. No lo creía.

21:10 Buenas noches. Ya se me quitó la alergia.