martes, febrero 26, 2013

Bruma


Querido, 
al escribir estas líneas acaricio tu recuerdo.

El pueblo está lleno de agitación y de bullicio. A veces, sentada en una banca de la plaza, contemplo a los hombres que pasan, buscando tu figura: inútil, ninguno eres tú.

Por las noches, cuando miro las estrellas, algo de tus ojos oscuros y profundos se refleja en el cielo. Y te siento cerca, y estás tan lejos.

En este lugar del que te escribo, me envuelve una bruma espesa y ardiente…
Y desearía verte pronto.

Imagen tomada de Google.

sábado, febrero 23, 2013

Calor

Querido, tus manos.
Imagino que tocas el piano...


En este momento escucho “el Concerto Italiano de Bach” y son tus manos jugando con las teclas. Tus dedos para allá y para acá, suaves, violentos, como susurrando emocionados la melodía, pacíficos, un poco temblorosos y seguros a la vez. Elegantes. Tristes. 
  
Tus dedos se pasean por el teclado. Saben que conocer e interpretar a Bach los hace superiores, únicos... los más bellos que pueda imaginar.

¿Qué tal el calor, las vacaciones? ¿Playa del Carmen? Escribir en los cafés de la Quinta. El mar. ¿Cómo estás?
Me iré unos días fuera, no sé todavía adónde...
Estoy trabajando en La guía que he de entregar a finales de septiembre, ¿te lo había dicho? El típico libro por encargo.

Vigila los rayos del sol, bebe muchos líquidos y, por favor, cuida esas manos.
Un beso 

Imagen tomada de Mis imágenes de Google

viernes, febrero 22, 2013

Su figura


Porque es mío y está aquí, o yo allí, donde me llevó una noche... y no nos entendimos.
Porque adoro sus manos frías, sus ojos miopes.
Y es especial...
Por las calles busco su figura delgada... Lo lleno de letras y mancho con tinta la sombra de sus pasos. Escribo para él... unas cartas que nunca existieron. 

¿Merece mi cariño, mi respeto? ¿A quién le importa que esta historia sea cierta o falsa? 
¿A él? ¿Y quién es él?... ¿Existe?

Imagen tomada de Google.