martes, septiembre 30, 2008

Realidad

Que no te afecte, ¡quítate los lentes!
La vida sin mis gafas la miro borrosamente más bella, creo.


"Me corroe la duda. ¿Y si todo fuera ilusión? ¿Si nada existiera? En este caso habría pagado demasiado por mi alfombra".
Woody Allen

Wikipedia:
"Ilusión
es cualquier distorsión de una percepción sensorial. Cada uno de los sentidos del cuerpo humano puede ser afectado por ilusiones.
Ilusiones mentales, ópticas, auditivas, olfativas, del gusto, del tacto (…)".

Una esperanza. Un anhelo…

¿Cuál es tu ilusión?
Ilustración: Montando una alfombra mágica, cuadro de 1880 de Víktor Vasnetsov.

sábado, septiembre 27, 2008

Un sábado en Cancún

8:00 Levantarte de la cama y asearte
Si no estás desvelad@ porque la noche anterior has ido al cine y a cenar; a una fiesta con amigos; te largaste a un antro, y además de beber, fumaste; la lectura de un libro no te dejó cerrar los ojos hasta la madrugada; o quizás una visita nocturna especial todavía está…
(Si tienes resaca y te sientes morir, no te levantes hasta las tres o cuatro de la tarde, come, vuelve a la cama y cuídate todo el día. ¡Y bebe muchos líquidos!)

8:30 Lavandería
Sacas todos tus trapos sucios, incluidas las sábanas y las toallas, los echas en una bolsa de plástico gigante, ésas que son para la basura, y ya con el bulto enorme ¡a lavar!, menos la ropa interior, ésa te recomiendo la laves a mano y que además del detergente, le pongas suavizante. (Si no tienes bolsas enormes de basura, te sugiero que metas la ropa en la funda de la almohada que también está sucia.)

9:00 Desayunar
Fuera de casa, si quieres un bocadillo y un cortado (de ésos típicos de los bares) descubrirás que no hay. Tendrás que optar por los huevos, en sus diferentes maneras de cocinarlos (te recomiendo los rancheros, aunque mis favoritos son los divorciados). Un café americano y un cruasán es una buena opción… También puedes desayunar “gorditas de doña Tota”, son mis preferidas por su alucine de sabores. (Lo que más se parece a los bocatas son las tortas.)

10:00 Video Club
Alquilar unas tres películas; una de estreno, otra de cine de arte y una comedia romántica (mi género favorito).

10:30 Supermercado
Con una lista en la mano surtes lo que haga falta en la nevera. Puedes ir a cualquier súper que encuentres, menos a los wallmarts porque ahí suelen quedarse con tu cambio y a veces no llegan todos los productos que has comprado, te roban al empaquetar (ver mi post “Quién comerá chocolate hoy”).

13:00 Descansa
Después de acomodar las cosas del súper te mereces un descanso. Abre una lata de refresco (o una cervecita) y unas patatas fritas, ponte el bañador y disfruta de la piscina que tienes en casa, o en el conjunto donde vives. Si no hay tal, entonces refréscate con una ducha ya que a estas horas estarás sudad@. Viste ropa muy cómoda, unos pantaloncillos cortos, una camiseta ligera y si puedes quédate descalz@.

(Dejaría la ida al mar para el domingo y además me iría desde tempranito para aprovechar el sol. Si vas a la playa pública, no te olvides de llevar una sombrilla, y aparca el coche cerca de la salida. El club de playa de algún hotel es más cómodo, puedes pasar casi todo el día, sale en 400 pesos o más, y te incluye la comida.)

15:00 Comida
Recomiendo que abras una bolsa de ensalada (de ésas que ya vienen lavadas y desinfectadas y que compraste en el súper), la vacíes en una ensaladera, le agregues atún, tomate, aceitunas, aceite de oliva, limón, sal, pimienta y orégano y, ¡listo! ¡A comeeeer!

17:00 Cine en casa
La escena: despatarrad@ en el sillón mirando películas. Se vale llorar, reír y meterte en el mundo de fantasía que tienes en la pantalla. También se vale echarte una siestecita (¿quién no se ha dormido frente al televisor?)

21:00 Cena
Mariscos, carne, ensalada, pollo, pescado, tentempiés, tapas, hamburguesas, tacos, burritos… Nacionalidades gastronómicas: brasileña, argentina, china, francesa, española, mexicana, japonesa, gringa, italiana, suiza… entre otras.
Todo depende de lo que puedas gastar y lo pesado que quieras cenar. Hay restaurantes muy pero que muy buenos.

23:30 Para después
Son muchos los sitios, en la zona hotelera o en el pueblo, a donde ir a bailar o a escuchar música… o simplemente a tomar la copa. Si quieres recordar viejos tiempos hay, por ejemplo, un antro de sólo Beattles; otro especializado en salsa; o para escuchar música de los ochentas y, etcétera.

03:00 Dormir
Es necesario un colchón o hamaca; indispensable un ventilador o mejor aún: aire acondicionado. Dormir con compañía ¡qué rico! (si se incluyen masajes previos.)

Y, desde Cancún…
¡Buenos sábados!

PD. 1 Si llueve, vete de paseo a un centro comercial, mira escaparates (pero no compres, hay crisis), juega a los bolos y cómete un helado.
PD. 2
También existe la opción de quedarte enchufado a Internet todo el día…
PD. 3 Beatles. Beattles no.

jueves, septiembre 25, 2008

Y...

Estos son mis principios; si no les gustan, tengo otros.
Groucho Marx

martes, septiembre 23, 2008

Por qué

Latinoamericano.

Es muy atractiva la idea de escribir cada día sobre lugares bonitos, placeres, amores… y si se añaden fotos lindas que ilustren lo narrado, mejor.
En el concurso de "20 minutos" inscribí el blog Intermedio literario en la categoría de "Latinoamericanos" simplemente porque vivo en México, país situado en América Latina.

Intermedio literario no acostumbra:
Mostrar las desigualdades sociales, ni a los niños de la calle y la miseria que existe en el país. Ni los maltratos.

Tampoco:
Dice nada acerca de la corrupción bárbara que hay en el gobierno, en las instituciones, en la policía (qué miedo) y las autoridades y burócratas, entre otros.

Ni explica:
Que cada día en diferentes partes del país hay asesinatos y secuestros (crimen organizado, narcotráfico, cárteles…).
Y que los medios de comunicación manipulan las noticias enseñándonos sólo una parte, la que conviene a sus intereses, por lo tanto no son objetivos, ni cumplen con su función en la sociedad.

Ni menciona:
El racismo, clasismo, despotismo, impunidad, nepotismo, etc., con los que convivimos día a día
. Ni que hemos ido perdiendo beneficios sociales. Éramos un país de vanguardia, liberal y me atrevería a afirmar que con tendencias socialistas. Que daba amistad y abría sus brazos a exiliados políticos…

Intermedio literario no escribe acerca:
Del miedo
que hay en la población a raíz del atentado del 15 de septiembre.
Ni de que ya se está haciendo costumbre ver por las calles a soldados empuñando sus armas. Y que en las portadas y páginas de los diarios abunda la sangre.

Más bien…
Intermedio literario quisiera gritarle al mundo que está instalado en un paraíso caribeño, alegre y cálido donde hay comida en abundancia, (estiras la mano y tomas una fruta del árbol, o se cae un coco de la palmera justo a tu lado, o un pez viene a ti dócilmente para que lo pesques y cocines en deliciosos ceviches).

Que Intermedio literario:
Se ubica en una zona que es el resultado de la mezcla de culturas con las que se nutre y alimenta su espíritu y de las que obtiene grandes satisfacciones.

Los tópicos que Intermedio literario escucha:
Aquí hay trabajo digno para tod@s (además se labora poco y se ganan muchos dólares).
Abundan las mujeres salerosas y los hombres galantes.
En estas tierras te harás millonario… (¡ja!).

Es un paraíso:
Sol y mar, sin huracanes
¡suertudos!, porque este año no nos ha visitado (en Cancún) ninguno de los monstruos atmosféricos(toco madera, y pienso: lagarto, lagarto que se alejen y se deshagan en el océano).
*Además Intermedio literario se solidariza con los países hermanos afectados por los fenómenos.

Sobre todo:
Intermedio literario
desea a l@s participantes de la categoría Latinoamericanos, que en sus países imperen la igualdad, el respeto, la dignidad, el trabajo, la salud y que tengan tod@s amor en abundancia. Y paz.

Intermedio literario quiere ver:
Niñ@s felices, san@s, jugando y sin hambre.
¡Y gobernantes honest@s!


Más o menos…

domingo, septiembre 21, 2008

Una delicia

Hoy vine a Playa del Carmen a una cita de trabajo…

Gente que vive en Cancún va a Playa del Carmen a trabajar y viceversa. Son 60 kilómetros que separan una población de la otra.

En el momento de escribir esto, estoy sentada en la terraza de una cafetería en la Quinta Avenida, bebiendo un frapuccino caramel. Sobra decir que lo estoy saboreando y que es una ¡delicia!, sin embargo, sé que en gustos (dice el tópico) se rompen géneros. Y con los cafés, más.
Estamos como a unos 35 grados centígrados, pero aquí en la sombra corre una brisa agradable y yo disfruto mirando a la gente que camina por la Quinta… algunas chicas en bikini, tod@s con ropa ligera y chanclas. L@s miro satisfech@s andando bajo el sol.

Algun@s pasean en bicicleta, otr@s con sombreros o gorras, lentes oscuros, maletas, mochilas, grandes bolsas de tiendas, una niña camina saboreando un helado de vainilla. Un señor distraído y con cámara, mira a todos lados.
Parejas de la mano, un joven con la calva brillante.

Musculos@s, delgad@s, gord@s, atlétic@s, moren@s, rubi@s, broncead@s, lechos@s, alt@s, baj@s...
En la mesa de junto, un hombre mayor con dos jovencitas comen su lunch. Tienen la piel muy quemada, en partes se les ve muy rosa resultado de la exposición inclemente al sol.

Continúo observando: pasa un individuo presuroso, parece vendedor. Dos albañiles. Un niño pequeño corre, la madre lo persigue hasta alcanzarlo.
Una muchacha camina y bebe agua del pico de una botella. Una señora mira su reloj, va de prisa.

De pronto, pongo atención a los sonidos y escucho conversaciones en inglés, en italiano, en español y en un idioma que no logro saber de qué parte del mundo es. No es maya. La música de fondo, descubro, es una canción en portugués.

En una mesa cercana discuten acerca de propiedades, que si los pisos, que si bonitos, que si baratos, con diseño, tantos metros cuadrados...

Estoy en la terraza, zona de fumar. No fumo, pero la chica que tengo a lado, sí. Ella fuma y come y bebe, todo a la vez y se rasca y lee y ¡habla por teléfono!
“Es muy activa”, pienso.

Las banderas ondean en algunos locales comerciales de la calle, se supone que en México, septiembre es el mes patrio

Alguien dice: “Yo no creo que nos hagamos millonarios en el primer año, pero si aguantamos… es que aquí en Playa”…

Un bebé es transportado en su carriola por una mujer joven, los sigue un perro de raza pequeña.

¡Ah!, cómo me distraje. Vine a Playa del Carmen a una cita de trabajo…

viernes, septiembre 19, 2008

Albricias

Estoy muuuuy contenta porque me han aceptado…
Ya estoy participando en los premios de “20 minutos”.

http://www.20minutos.es/premios_20_blogs/
categorias/latinoamericano/I/
(Para ver el enlace hay que unir las dos líneas anteriores).

He aquí unos cuantos sinónimos de Albricias:
Júbilo, regocijo, satisfacción, alegría, felicitación, enhorabuena.
Presente, regalo, obsequio, dádiva, óbolo.
Noticia nueva.

Dicen que lo importante es competir... pero en el fondo queremos ¡ganar!
Sabemos nuestras limitaciones. Reconocemos que hay mejores, sin embargo continuamos.

Es divertido participar. Leer blogs, hacer una lista
marcando los que nos gustan :)
descartando otros :(
Para así poder votar…

Y hasta el final estamos con la “esperancita” de que podemos ser afortunad@s :)

miércoles, septiembre 17, 2008

Estadísticas

He enviado mi “Intermedio literario”, o sea este mismo que lees, a participar en el concurso de blogs de 20 minutos.
http://www.20minutos.es/premios_20_blogs/

Las probabilidades de que gane son inciertas.
Pensadores han dicho acerca de las estadísticas:

La vida es el arte de sacar conclusiones satisfactorias a partir de premisas insatisfactorias.
Samuel Butler

La estadística es como un bikini: lo que enseña es sugerente, lo que esconde es mortal.
Aaron Levenstein

Tenemos que creer en la suerte, pues, si no ¿cómo nos explicaríamos el éxito de la gente que no nos gusta?
Jean Cocteau

Todavía no me han confirmado que ya estoy participando…
¡Suerte a todos los participantes y que ganen (ganemos) los mejores!

martes, septiembre 16, 2008

Iguana

Según Wikipedia: Las iguanas son propias de zonas húmedas, encontramos una gran variedad en el Caribe. (...)

Hay una en especial que cada vez que voy a la playa se me acerca.

Nos entendemos.
Le gusta seguirme en mis andares por la arena.
Me detengo y ella también, se pone quieta, inmóvil, parece que no respira.

Me pregunto: ¿qué le puede preocupar?