martes, diciembre 26, 2006

Año Nuevo

Uno de enero.
¿Debes dinero? Págalo
, hoy es el día de saldar deudas. ¿Has tomado algo prestado? Devuélvelo, igualmente es el día de regresar a sus dueños lo que les pertenece.
Es un día de ruido y carcajadas.
Hoy permítete beber, así honrarás a la diosa de la fertilidad.
Haz el amor, juega, diviértete, baila…
Estrena ropa. Gasta, derrocha.
Da afecto sin pensar.
Disfrázate, quítate la máscara o póntela. Sé quien quieres ser, saca tu yo que escondes muy a menudo.
Habla, grita, dile al viento tus deseos, que serán escuchados… y se cumplirán.
¡Estás de fiesta!

Eso hacían en la Antigüedad y les funcionaba. Les funcionó tanto que mira, ahora estamos aquí, somos descendientes de esos pachangueros antepasados.

En muchas culturas antiguas las fiestas del año nuevo se celebraban en marzo, hasta que llegaron los políticos romanos que trasladaron las festividades a enero: el Senado de Roma declaró el uno de enero como día oficial en que comienza el año.

Y la fiesta del año nuevo duró hasta el siglo IV cuando triunfó el catolicismo prohibiendo los festejos, por paganos. ¡Ah!, pero los convirtieron en motivo cristiano: la circuncisión del Señor. Sin embargo se perdió toda celebración festiva, tanto, que en la Edad Media casi fue ignorada.

Algunas creencias:
Si alguien te regala ese día una moneda y un bote de miel, seguramente el año que tendrás será dulce y próspero.
Muéstrate feliz ese día: “Quien llora en año nuevo, llorará todo enero”.
Dar la bienvenida al nuevo año con un manojo de billetes en la mano augura prosperidad económica.
Hay que recibir el año con ruido, porque así espantamos a las brujas y los demonios.
¡Cuidado!: lo que estemos haciendo a las doce de la noche del 31 de diciembre será lo que hagamos durante el año entrante. Por eso recomendamos reír, abrazar, besar, beber, cantar, bailar… cuando se esté pasando del año viejo al nuevo.

Una costumbre de buena suerte es la de comer uvas al dar las doce campanadas. (Para no atragantarte, recomiendo quitar antes las semillas.)
Un fin de año que pasé en Sicilia, en vez de las tradicionales uvas nuestras, me sirvieron un plato lleno de lentejas… ¡había que darle fin durante los doce toques de campana!

Dicen por allí…
…al salir a la calle el día uno de enero
, debes fijarte en la primera persona que veas, pues su suerte irá unida a la tuya… pero ¡cuidado!, porque si esa persona enferma, tú también podrás enfermar. Y si esa persona gana la lotería, ¡también la ganarás tú!

Una vecina que tuve cuando viví en España, cada paso de año arroja al aire un zapato y observa cómo cae: si lo hace de lado, será un año regular; si cae derecho, tendrá muy buena fortuna; pero si le cae bocabajo de inmediato va al hechicero a que le haga un remedio y así quitar los posibles malos rollos.

Se dice:
Que la última noche del año debes colocar tres papeles doblados en una cajita debajo de la cama; en uno escribirás “bueno”, en otro, “regular” y en el tercero, “malo”. Cuando despiertes por la mañana tomas uno al azar y lo que salga será como va a ser tu año. (Yo, por si las moscas, no lo hago.)

No te olvides de:
Vestir ropa interior roja la Nochevieja. (Y te puedo augurar un año muy sexy.)

No todos los años son iguales…
Yo desearía, por ejemplo, un año sabático
. Hay quienes prefieren los años bisiestos. O a quienes les encanta viajar, o trabajar…

¿Cómo te gustaría que fuera tu año?
¡Feliz 2007!

Pintura: The Cake Walk by Ty Wilson

martes, diciembre 12, 2006

Noche

Es ahí donde hay magia, encanto, luna y estrellas a lo lejos, y... tú.

¡Qué bellas son las noches! ¡Cuántas noches de pasión hemos tenido! ¡Ah! La noche... la maravillosa.

…dile que lo quiero, dile que me muero de tanto esperar… "Noche de ronda", Agustín Lara.

Desde la antigüedad, el dominio y territorio de los muertos, hadas, apariciones y fantasmas ha sido la noche. Es ahí donde las almas se tornan poderosas. Se le llamó "el lugar sin luz", "el sitio donde nada hay" o "lo sin ruido", ya que no se debía mencionar la palabra noche (era de mala suerte).

Borges dijo en su poema “Historia de la noche”:
En el principio era ceguera y sueño (…)

Entre las doce y las tres de la madrugada es cuando ocurren las peores cosas. Las fiebres aumentan, los malestares físicos se agravan y la tos es más fuerte.

Se cree que la noche no es propicia para comentar nuestros temores: los podría escuchar el diablo y se pondría a trabajar para hacerlos realidad... ¡Ay!

La noche es un monstruo lleno de ojos, Chesterton.

La noche es el escenario típico de las historias de miedo, ya que se suele asociar al peligro, a los bandidos y a los animales feroces que se ocultan en la oscuridad. Se dice que criaturas fantásticas como los hombres lobo y los vampiros son más poderosas en la noche y que hay seres malvados que no soportan la luz solar. (Wikipedia)

Y si por la noche enciendes velas:
1.- Para que tengas buena suerte es recomendable encender una vela color miel la noche siete de cada mes. Te asegura riquezas y momentos placenteros en el hogar.
2.- Si en sueños enciendes velas segurito tendrás muchos momentos alegres y más si éstas dan abundante luz.
3.- Si estás enamorad@, lo mejor es iluminar tu habitación con una vela roja, ya que atrae amor y pasión a tu vida. Y si ya los tienes, hace que te duren.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche... Neruda.

Les participo una curiosa invitación nocturna (de un amigo medio enamorado) que me llegó hace años por email:
"Selene... La del tiempo de la Noche, alcanza su apogeo al crepúsculo del próximo martes (cuando se conjuguen las líneas de Orión y Betelgeuse, en los límites del universo conocido). ¿Crees tú que Ella me permitirá verte en ese crucial momento? Mañana te llamo para que me digas si se podrá."

Comencé a tararear:
Qué pasará, qué misterio habrá hoy saldré por la nocheeeee... creo que la canta Raphael.
Dije que sí... y mejor no cuento qué pasó después... no siempre salen bien las cosas, la noche no garantiza nada. Pero, ¡ah cómo ayuda!, a desinhibirnos, a tener más confianza en nosotros mismos...

Igual que la aparición del Crucificado dividió la historia en dos, esta noche acaba de dividir en dos mi vida... dijo Ciorán.

Pero como ya sabemos...
Por la noche todos los gatos son pardos.

También hay quien por la noche es más creativ@, y los trabajos o proyectos le salen estupendos. O quien está más dispuest@ al romance, a las confesiones, a los juegos, a estudiar... hacer locuras, decir mentiras, cantar, bailar, reír, beber, pelear, amar...

Hay muchas cosas que me gusta hacer por la noche:
Cenar, dormir, leer, pensar, ver películas, el amor, conversar, escribir, caminar, ir a fiestas...
Y, ¿a ti?

Y de tanto escribir sobre la noche, ya me entró el sueño, así que...
¡Buenas noches!

martes, diciembre 05, 2006

Hace tiempo...


Los recuerdos me remontan en el tiempo.

Tiempo... ¿qué es?
Contamos los segundos que van pasando.

Nos parece que el tiempo pasa rápido, lento, que no pasa, que no se siente, que no deja huella, que sí deja, que es pesado, que hay que aligerarlo, que ya pasará...
Que vendrán tiempos mejores, que dar tiempo al tiempo...
El tiempo no tiene edad, que desde los remotos tiempos, dame tiempo, te doy tiempo, no hay tiempo, siempre tienes tiempo...
Se me va volando el tiempo, cómo pasa el tiempo, hace buen tiempo, el tiempo es oro, nos queda tiempo, el tiempo se acaba, hay que ganarle al tiempo...
El tiempo no perdona.

Pero, ¿realmente qué es el tiempo? Es relativo... según Albert Einstein, y la fórmula para medirlo: E=mc2
Y el científico dijo: Cuando un hombre está con una mujer bonita, una hora parece un minuto. Pero si lo sientan sobre un horno caliente, entonces un minuto parece una hora.

Y, el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos, así lo dice Pablo Milanés...

El tiempo establece un pasado, un presente y un futuro.
¿Por qué no viajar hacia atrás en el tiempo, así como lo hacemos en el espacio?
Es posible viajar en el tiempo pero de forma lineal, del presente al futuro inmediato, inexorablemente, hasta la muerte.

Así que no me quedan más que los recuerdos... dueños de otro tiempo.

¡Cómo he perdido el tiempo!
Pero... qué buenos tiempos aquéllos.
¿Tienes tiempo?

Por el momento me despido y no te quito más el tiempo...